Sobre el diseño Flat o lo chato del diseño

Es indiscutible, una nueva moda zarandea nuestro barco “diseñil” y muchos diseñadores aprestan su tabla de surf para subirse rápidos a la cresta de su ola. ¿Y qué es esto del “Flat Design”?

El estilo Flat es como decimos una nueva tendencia del diseño que apuesta hasta cierto grado por el minimalismo, la simplicidad y la legibilidad.

Así pues se caracteriza:

  • por un diseño carente de elementos tridimensionales, normalmente, sin sombras, biseles, gradientes u otras técnicas que ayuden a crear un efecto de profundidad.
  • Los colores son ligeramente desaturados y de escasa intensidad (véase por ejemplo Flatuicolors para conseguir esquemas o trabajar en modo HSL bajando saturación y luminosidad). Sus tonalidades recuerdan a los años 40 y 50. La paleta usada puede ser en base a un único tono o varios.
  • En cuanto a la tipografía, se trata de un punto clave. Se suele hacer uso de esquemas de dos fuentes emparejadas y muchas veces uno, primando la legibilidad, claridad y nitidez; tipografías muchas veces sobrias y no muy gruesas. Las más populares son “sans serif”, aunque no hay problema en usar otras fuentes con serifas.  Resulta por tanto obligado una buena atención al esquema de colores para que el texto resalte y sea legible bien, ya que no podremos ayudarnos de otros efectos como el sombreado.. en Designmodo hacen la siguientes sugerencias de fuentes: Lato (Google Fonts), Franchise (Font Squirrel), Junction (League of Moveable Type), Aller (Font Squirrel), Museo Slab (FontSpring), Telegrafico (Ficodfont), Gnuolane (FontSpring), ChunkFive (Font Squirrel), Lovelo (Font Fabric), Mojave (Behance).
  • Importancia del espacio en blanco, espacio entre los textos y otros elementos. Ello se debe en parte a que conociendo que la información podrá ser accesible desde dispositivos móviles, es necesario que los diversos elementos cuenten con el espaciado necesario para que el “dedo” pueda garantizar su pulsación.
  • El Flat Design es pues una respuesta que aboga por minimizar el esfuerzo y coste para acceder a la información, se apuesta por un estilo más formal. El uso de imágenes debe ser restrictivo, así incluso como los css sprites; se aboga por el uso de iconos en formato fuente. Se simplifican contenidos incluyendo igualmente los textos. Todo ello tiene también su “por qué” en el mayor uso de dispositivos móviles. Se evita la excesiva carga de la web en dichos aparatos; e igualmente teniendo en cuenta la gran disparidad de resoluciones quitamos de la ecuación el uso de imágenes para evitar problemas de pixelado o carga igualmente. Es la muerte del diseño basado en el “pixel perfect”, ya que con tantos tamaños y resoluciones de pantallas es imposible tener en cuenta todos los casos; es por ello que se simplifica el diseño para igualmente evitar este problema.

En cuanto a sus orígenes… no está claro quien fue el primero, porque seguramente no lo hubo o fue un proceso reactivo y contrapuesto al “skeuomorphic design” (o Esqueumorfismo), es decir, aquel en que se apuesta por la simulación, cuanto más real mejor, en la interfaz de cualquier elemento de la vida real (claro exponente de este hasta hace poco, Apple y muchas de sus apps para iOS, como digo hasta hace poco con iOS7 en que rompe esta tendencia). Leer a este respecto “La Era del Diseño Plano” de LayerVault.

En todo caso, muchos coinciden que fue Windows 8 con su interfaz Metro quien vino a popularizarlo; hecho que ha consumado Apple con su nuevo iOS7. Y resulta un poco ridícula la pretensión de algunos en intentar apropiarse de esta técnica (ver artículo al respecto en Minid.net)

¿Es el Flat Desing la panacea, la solución a todos los problemas de diseño? Pues no creo… recordemos que ahora mismo se trata de una moda. Una moda de la que veremos que es lo que se queda y qué es lo que se va. Pero resulta un poco ridículo criticar y desechar el esqueumorfismo del todo (a pesar que un uso desmedido del mismo de lugar a problemas problemas de confusión y rechazo por parte del usuario). Las ventajas más que incuestionables del Flat Design: interfaces más intuitivas, limpias y accesibles centradas en el mensaje… debería también llevarnos a responder a la pregunta de si su uso responde a los valores de la marca que queremos transmitir o si el usuario sabrá responder al mismo.

Así es que el Flat Design puede llevarnos a “igualarnos” con otras marcas por la simplicidad o el uso de un estilo diseño que no se adecua a lo que nuestra marca quiere transmitir. De igual manera el exceso a llevar a rajatabla todas las premisas del Flat Design nos llevaría a reducir a la mínima expresión palabras o elementos con el entendimiento que el usuario debería completar el mensaje… y ello puede o no que suceda dependiendo de lo familiarizado que este esté con dicho entorno tecnológico, lo que puede dar lugar a casos de frustración o incomprensión.

Al final como digo el diseño debe estar al servicio de la marca y el usuario, y el uso de una u otra técnica debe estar cuestionada por los objetivos que se hayan marcado.