Patricia Durilo en Ikas Arts

CIN-ARTE

No… esta vez no es compascreativo quien abre un post. Y que mejor manera de presentarme sino con una estupenda noticia

que acaban de darme hace poquito. Y es que uno de mis cuadros ha sido seleccionado para Ikas-art, el primer encuentro de arte universitario que se celebra en España del 6 al 9 de noviembre en Güeñes y Balmaseda.

El cuadro en cuestión se trata de una interpretación sobre la pintura de Georgia O´Keeffe. Simbolizo la forma violenta y contundente en que las construcciones se imponen a la naturaleza… este cuadro es una utopía en la que las nubes de palabras abrazan el edificio.

En lo que se refiere a Ikas-Art este proyecto promete mucho… lo primero por números, son más o menos 6.000 m2 de superficie expositiva abierta a todo el público y con un presupuesto de 180.000 euros. Pero también por la interelación que se quiere crear entre las diversas facultades de Bellas Artes. Podéis leer más sobre esto en el siguiente enlace.

Me gustaría ahora continuar este post con un fragmento de la memoria que escribí en relación a este proyecto.

ConceptualAutora: Patricia Durilo

Título: Ocupada conmigo misma…

Técnica: Acrílico, tinta, óleo sobre tabla y collage con seda.

Medidas: 2m x 0,80 m

Este proyecto se ha realizado en la asignatura de color, en el mes de mayo del 2008; en este ejercicio se tenía que elegir un autor y una de sus obras y con los mismos presupuestos de esta obra, llevarlo al contexto actual, aportando una nueva solución plástica al planteamiento de la misma.

La artista elegida es Georgia O’Keeffe, una pintora de principios de siglo que realiza una serie de cuadros con a temática de los rascacielos de New York…. entre otros “Radiator Building” realizada en 1927.

Lo que he extraído de su vida, de su personalidad y de su ibra intento trasladarlo a un cuadro en la actualidad. Mujer luchadora, su afán es estudiar y formarse para ser profesora de arte. En el amor po run lado la apoya su marido, pero por otro no la deja respirar. Desde el punto de vista técnico, coge elementos cotidianos y comparte las características de los precisionistas; también hay un interés por la estética oriental que puede apreciarse en sus últimas obras.

El libro de Kandinsky “De lo espiritual en el arte” es su biblia. Le hace dar importancia al mundo interior de las emociones del artista, la esencia de las cosas, llevándola a simplificar y hará relecturas de este libro hasta los 96 años.

Hay dos rasgos claros que aparecen en su obra de edificios en Manhathan, el contrapicado, perspectivas inusuales, influencia de la fotografía de Stieglitz, objetos en primer plano, como las luces que inciden sobre los edificios y crean fachadas irreales y por último, y que me parece un rasgo que tiene que ver con la feminidad, es como juega con el hueco, cómo lo tiene en cuenta, el espacio vacío que generan los objetos sean ventanas, huesos, flores o el espacio que se crea entre dos rascacielos; éste será el punto de partida para plantearme la obra.

Ella amaba los paseos, vivir en la naturaleza, las flores… ve en la arquitectura un símbolo de modernidad aunque a ella la agobian y no podía respirar… prefería los espacios amplios.

En los años veinte se inicia la construcción de los rascacielos, el cemento comienza a invadir la naturaleza. Dos temáticas, naturaleza, rascacielos, vida urbana, vida en el campo, dualidad que está continuamente en su vida y en la de todos los seres humanos, extrapolada en otras facetas… elegir en el amor, el lugar de residencia… En la lectura de su biografía hay momentos en que este rasgo es muy acusado.

Hacer una planta en contrapicado e integrar el rascacielo, haciendo que empujara el tronco rompiéndolo… un árbol que engulle un edificio o lo contrario… en realidad una paradoja.

Algo a destacar… Stieglitz tiene gran importancia en su vida como marido y artista. En la obra elegida aparece su nombre en una de las luces… incluye el texto en su cuadro, escribe con luz, palabras que yo uno con frases preciosas que escribe ella y que aparecen en su biografía, como la que da título a esta obra… “…estoy particularmente ocupada conmigo misma”, y otras “…he trabajado como una loca todo el día, lo pasé en grande, creo que nuna lo he pasado tan bien, simplemente intentado expresar lo que deseaba… y es tan divertido decir lo que quieres…”, “…no se pueden pintar las cosas como uno las ve sino como uno las siente…”, “cuando quise pintar Nueva York, los hombres pensaron que había perdido el juicio, pero lo hice de todos modos.”

La naturaleza aparecía simbolizada por las nubes y el cielo. Hasta ahora parece que podemos cambiar las estaciones y todo lo relacionado con el cambio climático, pero las nubes y el color del cielo hasta ahora parecen inamovibles, hasta ahora… las nubes se construirán con palabras,… palabras que se insertarán a través de transfer o collage. También hacen referencia a la serie “Equivalentes” fotografía de nubes de Stieglitz. El cielo recorta todos los elementos en el espacio, los árboles los podemos destruir, pero el cielo… parece imposible, suponen un punto de unión con el pintor y con el momento histórico de la relación pintura-fotografía.

Crear esa tensión entre las nubes y el edificio, recreando la tensión del mundo actual. De que forma el no reflexionar nos llevará a la destrucción de lo que nos rodea y de nosotros mismos, apelo a la palabra, llamo a las palabras a través de esta bra. En realidad pinto con palabras las nubes, un deseo que siempre estén ahí, de que el hombre piense y reflexiones acerca de sí mismo y lo que le rodes. Uno por uno. Lo que me rodea a mí, y que intento solucionar desde nuestro pequeño mundo, desde lo cercano, lo cotidiano, tal como hace en su obra Georgia O’Keeffe.