Retratos… La Divina Proporción.

Retratos

Una de las galerías de fotos que tengo y a la cual le tengo especial cariño por las connotaciones evidentes que posee es esta. Fotos personales o profesionales… no todas hechas por mí, en cualquier caso sí de personas que de alguna manera han significado o lo siguen siendo algo en mi vida.

:: enlace a la galería ::

Un tema relacionado con éste el de los retratos y en general con cualquiera del diseño es el de la SECCIÓN ÁUREA.

También llamado sección áurea, número de oro, número dorado, sección áurea, razón áurea, razón dorada, media áurea, proporción áurea y divina proporción, representado por la letra griega Φ (fi) (en honor al escultor griego Fidias), es el número irracional:

\Phi = \frac{1 + \sqrt{5}}{2} \approx 1,618033988\,749\,894\,848\,204\, 586\,834\,365\,638\,117\,720\,309\,179\,805\, ... 

La sección áurea es la proporción entre dos segmentos, de forma que que el segmento más pequeño (BC) es al más grande (AB) lo que el más grande (AB) es a la suma de los segmentos (AC), es decir,

bc/ab = ab/ac = 0,618…

Si se añade 1 a la sección áurea se obtiene 1,618…, es decir, el número Phi.

El número de oro o la proporción áurea se estudió desde la antigüedad, ya que aparece regularmente en geometría. Se conoce ya de su existencia en los pentágonos regulares y pentáculos de las tabletas sumerias de alrededor del 3200 a. C. Fue definida por Euclides como «división de un segmento en su media y extrema razón»; es decir, los dos segmentos son entre ellos lo que el más grande es al todo. Platón, para quién las proporciones tienen un significado filosófico, (“Dios siempre hace geometría”) las considera desde un punto de vista especulativo y estético, como principio universal. Da Vinci hizo las ilustraciones para una disertación publicada por Luca Pacioli en 1509 titulada De Divina Proportione. Quizá la obra fundamental sobre la sección áurea es Uber die Frage des Golden Schnitts (“Sobre la sección áurea”), de Gustav T.Fechner (1865).

La Divina ProporciónLa sección áurea se halla ampliamente representada en la naturaleza: la distribución de las hojas en un tallo; la disposición de los pétalos de las flores; la distancia entre las espirales de una piña… Pero también han sido muchas sus manifestaciones en la arquitectura: El Partenón, La Gran Pirámide Gizeh, Stonehenge y la catedral de Chartres son algunos de los casos en que de alguna forma se ha seguido tal principio. Igualmente la música: En los violines, la ubicación de las efes; en las estructuras formales de las sonatas de Mozart, en la Quinta Sinfonía de Beethoven, en obras de Schubert y Debussý. Incluso se puede ver cómo se ha seguido dicha regla en objetos más modernos de hoy en día como en un MP3 iPod…

En relación al rostro humano también se ha visto una estrecha relación con dicho principio. En general nuestra anatomía responde de una forma más o menos cercana a dicho número: por ejemplo, la relación entre las distancias del hombro a los dedos, y la distancia del codo a los dedos; o la altura de la cadera o la altura de las rodillas. Según da Vinci la belleza del rostro humano se basaba en su cercanía a dicha proporción; así la disposición de los diversos elementos de un rostro se sujetaba a un patrón, que cuanto más se aproximara a Phi más bello nos resultaría.

Enlaces: